Aunque parezca que existen multitud de termómetros distintos y pueda parecer un pesadilla decidirse en cuál es mejor comprar, la realidad no es del todo así. Os lo demostramos:

Termómetros de mercurio

Si no lo sabías te sorprenderá, pero desde 2014 la venta de cualquier aparato de medición que contenga mercurio se ha prohibido en la Unión Europea, y esto evidentemente incluye a los termómetros.

La razón de esta prohibición es que el mercurio ha demostrado ser un elemento muy peligroso tanto para el medio ambiente como para la salud de las personas, y a que hoy en día existen otras alternativas muy fiables y no tóxicas.

Existe la creencia popular de que los termómetros de mercurio son más precisos que los termómetros digitales, pero esto no es cierto. Si es verdad que ambos tipos de termómetros han estado conviviendo muchos años y que durante este tiempo se optó por seguir usando los modelos de mercurio, pero esto se debía únicamente a estas razones:

  1. Los termómetros digitales no demostraban ofrecer más fiabilidad que los termómetros de mercurio, sino exactamente la misma.
  2. Los termómetros de mercurio eran muchísimo más sencillos de fabricar y por tanto baratos.

No obstante, esto ha cambiado. En aquél entonces los termómetros digitales empezaban a desarrollarse y la tecnología ha ido mejorando enormemente, mejorando así la precisión de estos aparatos y su coste de fabricación. Hoy en día, se estima que el margen de error de un termómetro digital ronda los +/- 0,2ºC. Además, más adelante se descubrió que una cantidad considerable de los termómetros de mercurio venían mal calibrados de fabrica, por lo que ofrecían datos erróneos.

Cabe recordar también que los termómetros de mercurio requieren tiempo en analizar la temperatura y requieren estar en contacto con la persona (si hablamos de un termómetro corporal), en cambio, los termómetros digitales leen la temperatura casi al instante y desde la distancia.

Termómetros digitales

El hablar de termómetro digital puede llevar a algo de confusión al englobar a multitud de tipos distintos de termómetros según su uso y tecnología. Básicamente, al ya no existir los termómetros de mercurio, hablar de termómetro digital es casi como hablar de termómetro sin más: prácticamente todos los termómetros de hoy en día han pasado a ser digitales. Existen excepciones, pero corresponden a una franja muy pequeña del mercado.

Como hemos señalado, existen numerosos tipos de termómetros en función del uso principal que le daremos, por ejemplo, los termómetros digitales de hogar suelen valer exclusivamente para esa función mientras que los termómetros de sustancias u objetos realizan multitud de funciones, incluso en ocasiones poder analizar la temperatura corporal.

Entonces, a excepción de los termómetros digitales de uso exclusivo como pueden ser los de hogar, peceras, piscinas, corporales, y un largo etcétera, el grupo más polivalente y buscado de termómetros digitales corresponde a los termómetros láser, ópticos e infrarrojos, o pirómetros.

Pirómetros

¿Qué son los pirómetros?

Los pirómetros son termómetros digitales que son capaces de medir rangos de temperatura muy amplios (desde temperaturas de menos de -30ºC a más de 500ºC) a distancia.

¿Qué hay de los termómetros láser, ópticos, infrarrojos?

Que no os confundan e intentéis averiguar las diferencias entre un termómetro láser y óptico u infrarrojo. Los termómetros láser son infrarrojos* y llamar a un termómetro láser es sinónimo de llamarlo óptico. Es más, cuando hablamos de un termómetro láser infrarrojo estamos hablando de un pirómetro.

*Pero no todos los termómetros infrarrojos son láser. Los termómetros infrarrojos corporales por ejemplo, pueden no tener láser incorporado.

Los pirómetros son los termómetros más vendidos en la actualidad por su versatilidad (valen para medir la temperatura corporal o para medir la temperatura de cualquier objeto u sustancia). En este artículo, hemos seleccionado una lista de los mejores termómetros infrarrojos, muchos de los cuales son pirómetros (los termómetros corporales infrarrojos no entran en la categoría de pirómetros).

Termómetros analógicos

Cada termómetro analógico esta especialmente diseñado para cumplir un único propósito. Aunque existen multitud de termómetros distintos (de acuario, de piscina, de sauna, de horno, etc), vamos a mencionar únicamente los dos usos en los que los termómetros analógicos siguen compitiendo con los digitales:

Termómetros corporales

Al desaparecer los termómetros de mercurio (el más famoso hasta hace poco para medir la temperatura corporal), si no queremos optar por un termómetro digital nuestra alternativa son los termómetros de Galio o Galinstan (formado por Galio, Indio y Estaño).

Los termómetros de Galio o Galinstan funcionan exactamente igual que los de Mercurio, al tratarse también de unos elementos que se expanden con el calor. En el siguiente enlace, os dejamos el termómetro corporal analógico más vendido de Amazon:

 

Termómetros ambientales

Hasta existir los termómetros digitales y prohibirse los termómetros de mercurio, estos eran también los termómetros más habituales en las casas españolas. No obstante, al igual que pasa con los termómetros corporales, han aparecido nuevos elementos no contaminantes con exactamente las mismas propiedades que el Mercurio. Por tanto, seguimos pudiendo tener un termómetros analógico de jardín. A través del siguiente enlace, podréis adquirir un termómetro realmente bonito para conocer la temperatura ambiental:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here