Cómo funcionan las hidrolimpiadoras

Todos sabemos que las hidrolimpiadoras son unas máquinas que nos permiten aumentar enormemente la presión del agua de salida normal de un grifo, permitiéndonos así usarlas para múltiples tareas, incluidas las de limpieza. Pero, ¿cómo funcionan exactamente?

Para empezar, comentar que existen dos tipos de máquinas, las hidrolimpiadoras eléctricas (las más populares al ser las más vendidas para uso doméstico) y las hidrolimpiadoras de gasolina (más potentes y generalmente utilizadas para uso industrial). Como su nombre indica, unas usan electricidad para hacer funcionar su motor y otras usan gasolina; pero salvo esa diferencia el resto funciona de la misma manera.

En este artículo repasamos cómo elegir la hidrolimpiadora que mejor le conviene y analizamos cuáles son las mejores hidrolimpadoras del mercado actualmente.

Partes principales de una hidrolimpiadora

En imagen, un modelo de hidrolimpiadora eléctrica de la marca Kärcher
  • Válvula de entrada: conecta la máquina con la manguera que suministra el agua. En esta zona se encuentra el filtro de agua (en caso de llevar) que limpia las impurezas de esta antes de penetrar en la máquina.
  • Motor: encargado de presurizar el agua
  • Manguera a presión: tubo que dirige el agua a presión hasta la pistola
  • Pistola: une la manguera a presión y la boquilla y en ella se aloja el gatillo. El agua a presión se queda bloqueada en la pistola hasta que se pulse el gatillo.
  • Boquilla: parte final de la pistola. Existen diferentes tipos de boquilla que permiten conseguir chorros de agua de distintos tipos.

Funcionamiento de la hidrolimpiadora

  1. Cuando el agua del grifo entra en la máquina, queda atrapada en un recipiente del que no puede volver a salir.
  2. Cuando el motor se pone en marcha, intenta presionar esta agua bloqueada mediante el uso de pistones, pero como el agua no puede comprimirse (ley física), esta pasa a una zona de más baja presión cuya entrada esta regulada por una válvula: la entrada a la manguera a presión que une el bloque principal de la hidrolimpiadora con la pistola.
  3. Llegados a este punto, el agua a presión se dirige hacia la pistola, donde queda bloqueada de nuevo mientras no apretemos el gatillo. Cuando pulsamos sobre el gatillo, el agua sigue su ruta hasta la boquilla.
  4. Lo interesante de la boquilla es que está especialmente diseñada para tener una apertura muy pequeña. Esto implica que si el agua circula a un caudal de (por ejemplo) 6 litros por minuto por la manguera, entonces tendrá que salir también al mismo caudal por la boquilla, pero al ser esta más pequeña, el agua aumentará enormemente de velocidad.

Cómo encender y apagar una hidrolimpiadora

Todas las hidrolimpiadoras vienen o deberían venir con un manual de instrucciones que recomendamos leer. Al fin y al cabo, son máquinas relativamente caras y conviene saber usarlas y mantenerlas lo mejor posible.

Para encender una hidrolimpiadora correctamente, primero conectaremos la toma de corriente asegurándonos que el interruptor de encendido se encuentre en posición OFF o de apagado. Seguidamente, conectaremos a la máquina la manguera de agua y abriremos el grifo a tope de caudal. Únicamente entonces, podremos encender el botón de encendido del motor.

Precaución: es normal escuchar como el motor se pone en marcha y se apaga casi inmediatamente después. El motor solamente funciona cuando el gatillo este presionado y el agua circulando.

Para apagar una hidrolimpiadora correctamente, seguiremos estos pasos:

  1. Apagamos el motor de la máquina
  2. Cerramos el grifo de agua
  3. Pulsamos el gatillo hasta que ya no salga agua por la boquilla
  4. Quitamos la boquilla
  5. Pulsamos de nuevo sobre el gatillo para comprobar que no queda nada de agua en el circuito
  6. Desenchufamos el cable eléctrico de la toma de corriente

Hidrolimpiadoras eléctricas vs de gasolina

HIDROLIMPIADORAS ELÉCTRICASHIDROLIMPIADORAS DE GASOLINA
Generalmente cuestan menosCuestan más dinero
Son más silenciosas y limpiasSon más ruidosas
Pesan menosSon más pesadas
Se encienden con un interruptorTienen arranque manual o eléctrico mediante botón
Menos potentes y menos móvilesTienen más potencia y movilidad
Ideales para trabajos ligerosIdeales para trabajos de mayor envergadura
En imagen, una hidrolimpiadora eléctrica
En imagen, una hidrolimpiadora de gasolina

Términos relacionados con las hidrolimpiadoras

  • Amperios (A): Indica la potencia en los modelos eléctricos.
  • Centímetros cúbicos (cc): Indica la potencia en los modelos a gasolina.
  • Bomba de leva axial: se encuentra en la mayoría de las hidrolimpiadoras eléctricas de uso personal. Requieren poco mantenimiento.
  • Bomba triple: se encuentra en la mayoría de las hidrolimpiadoras de uso comercial o industrial. Suelen tener mayor vida útil y mayor eficiencia, aunque requieren más mantenimiento.
  • Boquillas intercambiables: la mayoría de hidrolimpiadoras vienen con un set de distintas boquillas para poder disfrutar de distintos tipos de chorro y presión según las necesidades.
  • Varillas ajustables e intercambiables: algunos modelos incluyen además de distintas boquillas, también distintas varillas que permiten cambiar el patrón de pulverización, la presión, y el flujo de agua.

Tipos de boquillas

  • 0 grados (boquilla roja) es el ajuste de boquilla más potente y concentrado.
  • 15 grados (boquilla amarilla) se utiliza para la limpieza de trabajo pesado.
  • 25 grados (boquilla verde) se utiliza para la limpieza general.
  • 40 grados (boquilla blanca) se utiliza para vehículos, muebles de patio, barcos y superficies fácilmente dañadas.
  • 65 grados (boquilla negra) es una boquilla de baja presión que se utiliza para aplicar jabón y otros agentes de limpieza.

Mantenimiento

El mantenimiento rutinario varía según el modelo comprado, pero el cuidado adecuado de su máquina de lavado a presión le asegura un funcionamiento eficiente y una larga vida útil.

Por norma general, los equipos de lavado a presión a gasolina requieren más mantenimiento que los modelos eléctricos, incluyendo el cambio de filtros de aire, aceite y bujías, aunque también suelen ser más resistentes. En cambio, las hidrolimpiadoras eléctricas requieren poco mantenimiento.

  • Conviene revisar cada cierto tiempo es el filtro de agua, para comprobar que no se acumulan demasiadas impurezas y limpiarlo en caso necesario.
  • El cuidado de la bomba es especialmente importante si usted almacena su máquina a temperaturas muy bajas en las que el agua puede congelarse.
  • Al finalizar de usar la máquina, lo primero que debemos de hacer es desenchufarla de la corriente, luego cerrar el grifo del agua y finalmente asegurarnos de apretar el gatillo de la pistola para que no quede agua en el interior.
  • En el caso de haber usado algún producto a mezclar con el agua (por ejemplo un detergente), una vez acabado nuestro trabajo conviene quitar el detergente y sustituirlo por agua. Otra opción es la de purgar nuestra máquina. Para ello:
    1. Quitaremos la boquilla de nuestra lanza
    2. Desenchufaremos el cable eléctrico de nuestra máquina (o apagaremos el interruptor de encendido)
    3. No desconectamos ni cerramos el grifo de agua
    4. Pulsamos sobre el gatillo de la lanza hasta que el agua salga

En caso de que estes buscando comprar una hidrolimpiadora, no olvides leer nuestra comparación de las mejores hidrolimpiadoras a la venta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here